El BID se comprometió a girarle US$6000 millones a Alberto Fernández

El préstamo ya estaba acordado como parte de la estrategia, y ahora solo resta la aprobación del directorio (lo haría la próxima vez que se reúna) y la reasignación a los proyectos que defina el gobierno entrante

WhatsApp

El presidente electo Alberto Fernández se reunió este jueves, en la sala VIP del aeropuerto de Ezeiza, con el titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Moreno, quien le confirmó que el organismo que encabeza tiene previsto desembolsar US$6000 millones como parte de los programas de crédito que ya están en vigencia.

La cartera activa del BID con el sector público en el país (el organismo cuenta cuenta con una parte privada, BID Invest) se compone de 65 operaciones por un total de US$10 mil millones, y de ese monto falta el desembolso previsto por los US$6 mil millones.

Moreno le transmitió a Fernández que el BID es un socio estratégico de Argentina y que “trabajará intensamente con el nuevo gobierno para adecuar la cartera de operaciones a sus prioridades”.

Según un comunicado de prensa, la entidad se compromete a asignar los fondos no solamente a áreas tradicionales como infraestructura, protección social, salud, educación y desarrollo urbano, sino también en sectores como productos de conocimiento, agenda digital, innovación y competitividad.

El equipo de Fernández a la vez expresó que el encuentro tuvo como objetivo “avanzar en el apoyo y acompañamiento del BID al país en la etapa que se iniciará con la asunción del nuevo gobierno”.

El desembolso es una señal de apoyo para el nuevo Gobierno, que afrontará una difícil misión con el Fondo Monetario Internacional (FMI) con el que deberá redefinir los vencimientos de la deuda, tras el préstamo de US$57.000 millones que le otorgó, el más grande en su historia.

Los US$6000 millones previstos en la denominada “Estrategia de País 2016-2019” habían sido previstos mayormente para obras de infraestructura y desarrollo. Una de las que causa más expectativas por su envergadura es el túnel binacional de 14 kilómetros Agua Negra, que conectará la provincia de San Juan con Coquimbo en el lado chileno. El BID aprobó US$ 40 millones iniciales para la estructuración y preparación del proyecto, de los cuales US$ 20 millones fueron para Chile y otros US$ 20 millones para la Argentina.

El organismo prevé financiar esta obra con US$ 1500 millones y en préstamos acumulativos a lo largo del período de construcción, que se estima en 8 años. Los préstamos del BID también comprenden la financiación de obras de saneamiento y agua potable en Buenos Aires y su periferia. En septiembre el organismo aprobó 320 millones de dólares para dicho fin. La inversión mejorará la potabilización y distribución de agua para cerca de un millón de personas, señaló el Ministerio de Economía.

Comentarios