Denunciaron a Tolosa Paz por estafar a vecinos de Arturo Segui con las escrituras de sus viviendas

El bloque de concejales de Cambiemos de La Plata presentará este lunes un pedido de informes solicitando al Ejecutivo Municipal la documentación pertinente relacionado a la presunta venta irregular de tierras en Arturo Segui

WhatsApp

Después de quedar bajo la lupa cuando se supo que el precandidato a presidente Alberto Fernández no vive tan “de prestado” en su departamento de Puerto Madero (ella declaró que cobra un alquiler mensual de 1.250 dólares), Tolosa Paz vuelve a encontrarse en el ojo de la tormenta por una estafa a los vecinos de Arturo Segui.

La concejala, mujer del “amigo” de Fernández Enrique “Pepe” Albistur, no sólo mintió en su declaración jurada sobre la ubicación de ese inmueble (dijo que estaba en la calle Juana Manzo 470, pero allí solo hay un terreno baldío), sino que ahora está siendo investigada por defraudar a un grupo de familias en la localidad cercana a La Plata.

Como si el caso no fuera suficientemente grave, después de que la denuncia contra la actual concejal platense se hiciera pública, una de las damnificadas fue golpeada estando embarazada, aparentemente por personas ligadas a la dirigente peronista.

Con una suerte de escritura, que contiene la firma de la entonces subsecretaria de Urbanismo Social de la provincia de Buenos Aires, varias familias de la localidad platense denunciaron haber sido estafadas en el año 2009. La edil kirchnerista se presentaba en el rol que ocupaba entonces, de funcionaria provincial, y habría cobrado 45 mil dólares por cada manzana prometiendo que luego esos terrenos serían divididos entre cada vecino para que puedan cumplir el sueño de la casa propia.

Esto suma un total de 180 mil dólares por la promesa de subdividir y escriturar los terrenos correspondientes a cuatro manzanas, pero dicha operación nunca se concretó.

Los vecinos damnificados aseguraron que Tolosa Paz se presentó por primera vez en el barrio junto a las tres bisnietas de Arturo Seguí, herederas de la propietaria de los terrenos, y les prometió a las familias las escrituras de las tierras y mejoras en el barrio, tales como el servicio eléctrico. Pero nada de eso se hizo realidad: una vez concretados los pagos, los vecinos no tuvieron más noticias de la mujer.

Comentarios