Brancatelli se defendió tras el escrache en Miami y sus compañeros de “Intratables” no lo perdonaron

El incómodo momento que vivió Brancatelli en Miami repercutió de tal manera que en las redes sociales se convirtió en tendencia el tema y generó un fuerte debate

WhatsApp

El fin de semana pasado, un video de Diego Brancatelli comprando en un supermercado de Miami, en Estados Unidos, se viralizó y desató la polémica: “¿Vos defendés a Cristina (Kirchner) y después venís a yanquilandia?”, se la escucha decir a la mujer que grabó las imágenes del periodista, que disfrutaba de sus vacaciones en familia.

 

Algunos, como Jorge Lanata, lo bancaron: “Si labura y paga sus impuestos, que viaje a dónde quiera. No podemos ser tan idiotas”, dijo el conductor en radio Mitre, pero sus compañeros del panel de Intratables no fueron tan permisivos.

En un móvil desde Miami, el periodista kirchnerista habló con el ciclo que ahora conduce Fabián Doman: “La mujer me siguió por todo el comercio. Estaba en un Todo por un dólar, lo más bajo que puede haber en el consumo de Estados Unidos. Nos gusta siempre ir a buscar alguna pavadita ahí”, empezó su relato vía Skype.

Y agregó, antes de que se abra un picante ida y vuelta con sus compañeros de panel: “Ya no hay que discutir si puedo o no puedo estar ahí. Yo apunto a que todos los argentinos puedan acceder al lugar que se les cante, sea en Argentina o afuera, es una discusión saldada. Yo no critico a yanquilandia. Yo trabajo para viajar. Nos encanta viajar, es una de las pasiones de mi vida. Para mí ser nacional y popular es defender a los que menos tienen, tener una mirada colectiva y no individual”.

Si bien sus compañeros de ciclo repudiaron el escrache y celebraron que no haya tenido ninguna reacción violenta, la periodista Débora Plager y el politólogo Ceferino Reato coincidieron en que este hecho específico podría ayudar a reflexionar a su compañero sobre su forma de ser: “Yo repudio todos los escraches, ahora, ¿vos no creés que esto del escrache tiene que ver con una grieta demasiado profunda a la que vos contribuís? Llamás a otros que no piensan como vos ‘antipatriotas’, por ejemplo. ¿No harías una autocrítica en eso?“, le preguntó sin vueltas Reato.

Brancatelli se defendió: “Son dos cosas distintas, Ceferino. Sí, fui un gran aportante a la grieta y yo soy pro grieta. Yo creo que no es lo mismo blanco que negro, creo que las discusiones hay que darlas. Estoy a favor de establecer posturas, no es lo mismo estar a favor de Macri que no. Eso es la grieta, pero sin agresión”.

Luego, Plager se puso firme en la acalorada discusión: “Repudio lo que te pasó, pero corriendo el hecho, cuando uno juega fuerte, juega fuerte. La verdad, una cosa es manifestar nuestras opiniones personales, políticas, partidarias, ideológicas, y otra cosa tener una posición agresiva respecto al que piensa distinto. Vos has hecho de eso un modo de expresión, lo has hecho acá todas las noches. Decís ‘a vos te paga tal, a vos te paga cual’. Vos hiciste de ese modo agresivo y descalificador una manera de relacionarte con el otro, una manera de comunicación“, le espetó la periodista.

Sin perder la compostura, Brancatelli se defendió: “No es verdad, no comparto. Yo he sido pasional, creo que muchos de ustedes también han sido agresivos. Lo que ocurre es que cuando un kirchnerista solo ante doce personas lo hace notar, es distinto. Pero ustedes también son muy violentos diciéndole barbaridades al que no les cae simpático”.

Y finalizó el tema con un tono más irónico hacia su compañera: “Tal vez no ser tan lindo como vos, Débora, y tan políticamente correcto con esos gestos de modelo me…”, alcanzó a decir. Pero Plager, acostumbrada a este tipo de embates en el programa, lo interrumpió: “Si fuera políticamente correcta no te diría lo que te estoy diciendo”.

Comentarios